Translate

domingo, 24 de febrero de 2013

Nos quieren engañar

En el mundo del coleccionismo de placas de cava se sabe que existen personas dispuestas a hacer negocio con los coleccionistas a base de "fabricar" placas que después quieren vender como buenas. Los coleccionistas lo saben, pero siempre hay gente que paga lo que les piden por hacerse con un trozo de metal de estos. Pero lo que parecía que era exclusivo de ese mundo, se extiende al nuestro de la cerveza. Me he enterado de la existencia de un "pájaro" que ha visto el negocio. Como hay tantas cerveceras artesanas que por motivos económicos no pueden personalizar sus tapones este individuo tiene mucho margen de maniobra. Llama a la puerta de la cervecera y les dice que les "dará gratis" tapones con lo que quiera (nombre, logo, un dibujo, da igual), pero que él se quedará una importante cantidad para vender. Los de la cervecera encantados pensando que venderán más cervezas ya que cada vez somos más los coleccionistas de tapones corona y nosotros felices por tener un nuevo tapón que llevar a nuestra colección. Pero siempre hay alguien que descubre el "pastel". Hace un tiempo pasó con la "República de Monegría", una artesana aragonesa de la que aparecieron tapones corona "inventados" de esta manera. Y ahora le ha llegado el turno a "Glops", la decana de las artesanas de nuestro país, que de golpe ha puesto seis tapones de diferente color en circulación. Por cierto el fabricante de estos engendros es ANUSA, a quién los encarga ese aprovechado. Lo explico aquí para que los coleccionistas lo sepan, aunque después hagan lo que quieran. Sé que muchos los coleccionaréis como buenos, han sido embotellados, diréis, pero ¿cuántos de los fabricados han pasado por la botella? ¿Cuántos se han fabricado? Tengo entendido que a Glops han llegado unas 600, el resto a la venta en eBay y otros lugares. Este año la Feria de Monzón estará llena de este y otros posibles engendros como este, en la parada de un chaval alto y delgado con cara de niño...

2 comentarios:

Javier dijo...

Pues me temo que no es el único ámbito en el que hay engaño. También lo he visto en botellas de sifón, y en botellas de etiquetas. Y eso para no hablar de los billetes municipales de la Guerra Civil. Somos un país de pícaros...y ya va siedo hora de denunciarlos. Tomo nota. Gràcies.

Anónimo dijo...

Pues yo no las tengo pero las ire a comprar a alex padro.


saludos desde zaragoza



Juan